Algo que nos preguntamos cuando planeamos estudiar por un año en el extranjero es cuánto dinero deberemos destinar a esta meta. Al hablar de estudiar en otro país, solemos pensar que será un gasto muy generoso. Como dato, un semestre de high school en el extranjero llega a costar hasta $170 000 pesos mexicanos.

Sin embargo, y aunque estudiar un año en el extranjero requiere una inversión muy grande, no es imposible lograrlo. Al contrario, la baraja de opciones de financiamiento es muy amplia. Esto nos abre las puertas para cristalizar esa meta de realizar nuestros estudios en el extranjero. Conocer otro país, otra cultura y otro idioma también es parte de nuestra formación. Además, la educación siempre será una inversión, nunca un gasto.

En este artículo resaltaremos tres alternativas que te ayudarán a alcanzar tu meta de estudiar un año en el extranjero. Antes de ello, debes informarte sobre el país y la institución donde quieres estudiar. También es necesario hacer cuentas sobre el presupuesto que necesitarás. Presta mucha atención y toma nota de estas alternativas.

Un plan de ahorro para tu futuro educativo

Ya que tenemos calculado el presupuesto que necesitaremos, es momento de planificar nuestro ahorro con suficiente anticipación. Para ello, debemos fijarnos la fecha en que deseamos emprender nuestro viaje y comenzar a ahorrar desde uno o dos años antes. Existen instituciones como Caja Popular Mexicana, que ofrecen planes y cuentas de ahorro e inversión en pequeños depósitos, con tasas de interés fijas. Así podremos ir acumulando nuestro presupuesto para nuestro año educativo en el extranjero.

Recurrir a organizaciones crediticias

Si la fecha de nuestro viaje ya está próxima, no hay de qué preocuparnos. Existen instituciones especializadas en financiamientos estudiantiles a las cuales podemos recurrir para hacer realidad nuestro año de estudios en el extranjero. Una de ellas es Edupass, la cual ofrece un proceso muy sencillo para tramitar un crédito. Asimismo, cuenta con diversas soluciones y planes a la medida para todas las necesidades. Esta institución trabaja de la mano con diversas agencias, instituciones educativas y universidades de prestigio, tanto en México como en el extranjero. 

Créditos bancarios y planes de pagos

De igual manera, las instituciones bancarias también tienen a nuestra disposición opciones de créditos y seguros educativos, con plazos de pago flexibles. Con ellos, podremos ahorrar cada mes, y de esta manera alcanzar el presupuesto que necesitaremos para cuando llegue el ansiado momento de emprender el viaje al extranjero. Dependiendo del plan de estudios y la institución educativa por la cual hayamos optado, podemos solicitar a esta última un plan de pagos. De este modo, podremos administrar mejor nuestro presupuesto.

Como puedes ver, proponerte estudiar un año en el extranjero está más a tu alcance de lo que te imaginas. Sólo es cuestión de tomar la decisión, planificar y comenzar a ahorrar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.